Visitas Totales

sábado, 26 de enero de 2019

Dominar el Estrés






Dominar el Estrés.

Como ya mencioné antes en otro artículo, el Estrés se produce por el síndrome de adaptación. Y algo que tenemos que tener en cuenta es que el Sistema Límbico ( parte del cerebro común en todos los mamíferos y que regula las emociones, la memoria, el hambre y los instintos sexuales ) responde ante una situación que considera estresante, según la informaciones que tiene constatada en su memoria, de la mejor forma que conoce para poder combatirla.

Por lo que para cambiar la respuesta que tenemos ante el estrés debemos comenzar por aumentar las posibilidades que conoce nuestro cerebro emocional. Darle nuevas connotaciones y nuevas posibilidades de reacción. Reprogramándole para que pueda cambiar de actuación ante una situación extrema de estrés.

Ahora intentaremos trazar el cuadro de como se modifica el organismo ante una situación que clasifique de estresante:

  1. Valoración en un instante del sistema límbico de la mejor respuesta posible ante una situación de peligro ( real o presunto )
  2. El hipotálamo ( que pertenece al sistema límbico ) activa una parte del sistema nervioso autónomo; el sistema simpático;
  • Responsable de la reacción de exposición/evitación.
  • Prepara el cuerpo para el enfrentamiento con la situación.
      • Aumenta el ritmo respiratorio.
      • El hígado libera azucares almacenados para darle oxigeno y alimento a los músculos.
      • El corazón aumenta su ritmo cardíaco.
      • La presión sanguínea aumenta.
      • Se interrumpe la digestión
      • El estomago y el intestino precisan de la sangre para alimentar al sistema nervioso central y a los músculos.
      • El aparato reproductivo se bloquea.
  1. El sistema endocrino induce a la hipófisis a producir endorfinas ( que alivian el dolor, y nos ayudan a aprender y recordar )
  2. Las glándulas suprarrenales producen noradrenalina y cortisol ( actúan como neurotransmisores ).
Realmente este es un proceso maravilloso que nuestro cuerpo crea como para protegernos. No podemos olvidar que el estrés también es beneficioso en muchas situaciones de nuestra vida, es necesario ( nos provoca excitación, estamos más atentos y alertas y nos prepara para afrontar ciertas situaciones ), el problema radica cuando en ciertas situaciones lo que realmente necesitamos es clama y sangre fría.

Y más aún cuando observamos que cuanta más calma buscamos, en un momento estresante, menos calma encontramos y se aumenta;
  • El ritmo cardíaco.
  • Sudoración excesiva.
  • Frio en las manos.
  • Temblores.
  • Imposibilidad de controlar las reacciones de nuestro cuerpo
  • Incapacidad de gestionar las emociones.
  • Depresión.




Tenemos necesariamente que entender que el estrés es necesario, todo en nuestra existencia es una fuente de estrés, ya que nos obliga a adaptarnos constantemente a los cambios de la vida, ambientales, hormonales.... Por lo que la respuesta es afrontar el estrés, no evitar el estrés. Aprender a gestionar el estrés, mirándonos dentro de nosotros, conociendo las reacciones que nuestro organismo efectúa en las etapas más diversas, es lo que nos ayudará a solventar cualquier situación que se nos presente de la forma más beneficiosa posible.

El Relajamiento Muscular;

Este es uno de los métodos más potentes y efectivos que conocemos para que nuestro sistema restablezca el control de nuestras facultades. Es imposible estar tenso con los músculos relajados.

Los beneficios de la relajación muscular serían:

  • Recuperación rápida de las energías agotadas
  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Merma el cortisol en el organismo.
  • Nos hace más optimistas.
  • Vemos el problema de otra forma.

Ante un estrés prolongado:

  • las glándulas suprarrenales se agotan y dejan de producir cortisol.
  • Por lo que nuestro organismo deja de estar protegido.
  • El sistema inmunitario colapsa, se paraliza.
  • Enfermamos.

Causas no psíquicas que producen estrés:

  • Falta de reposo.
  • Malas posiciones posturales repetitivas.
  • Exposición al calor y al frio excesivos.
  • El exceso de alcohol o alimentos.
  • .

Debemos entender que, aunque resulte incongruente, es más perjudicial el poco estrés repetitivo que una situación de gran estrés. Las pequeñas situaciones repetidas constantemente son las que llevan al agotamiento de las glándulas suprarrenales, consumiéndolas hasta ser agotadas, y por consiguiente nos produce el colapso.

Existen innumerables técnicas que nos ayudan a la relajación muscular, como por ejemplo;




  • Repetición de Mantras, Ayudan a despejar la mente y que por consiguiente esta no proyecte su necesidad de defensa, alejando los pensamientos inútiles que reactivarían la constanciense al estrés.
  • Entrenamiento autógeno del Doctor Schutz, que consigue la relajación total en pocas sesiones.
  • Respiración Yoga, Respiración completa.
  • Relajación progresiva de Jacobson.
  • Técnica de meditación de Benson.



Fuentes;