Visitas Totales

miércoles, 27 de julio de 2011

NUESTRA RESPONSABILIDAD, LOS ¿ POR QUÉS ?



Normalmente una de las preguntas que más me suelen hacer es como puedo profundizar o darme cuenta de las cosas, del “por qué” me ocurren, de “por qué” me pasa siempre lo mismo, de “por qué” no aprendo... Siempre digo que toda respuesta está en nosotros, somos los únicos que sabemos como solucionar nuestros “problemas”, la clave está en los “ ¿ Por qués ? “. Y siempre me suelen contestar que no saben como hacerlo, que es difícil....

Sinceramente que yo recuerde nunca nadie ha dicho que aprender sea fácil, aunque más que aprender es desaprender lo que hemos ido asimilando como verdad y haciéndolo parte de nosotros como “nuestra verdad” a través de los años. Existen reglas establecidas de comportamiento social y personal, que no debemos saltarnos pues de lo contrario somos “malos”, no merecemos la aceptación, no se nos va a querer... y un sin fin de cosas más educacionalmente impuestas ( que no digo que no tenga que haber un orden en las cosas, ni leyes, ni normas, ese es otro tema, aquí intento plasmar las circunstancias que a mi parecer hacen que nos sintamos mal y que actuemos de una forma que a la larga solo nos conlleva al sufrimiento ).




Para mi la lección más dura que me toco aprender fue, que la única “responsable” de lo que me ocurría, de todo tanto bueno como malo, era yo. Me asaltaban preguntas como; pero si se te muere un ser querido, si tengo una enfermedad incurable, si... ( aunque eso sería otro tema, el echo en si de que yo atraigo que ocurra eso ) la verdad es que la única persona que elige como pasar esa situación soy yo, yo elijo si esa enfermedad o muerte o maltrato, lo vivo como experiencia de la que aprender o como castigo divino del que no tengo otra opción más que vivirlo cargando con ese sufrimiento. De que soy la “culpable” de lo que ocurrió, si partimos del hecho de que no creo en la culpabilidad sino en la responsabilidad, la cosa cambia. Todos y digo todos, actuamos y nos comportamos de la manera que mejor creemos, que según hemos aprendido es la mejor forma de hacerlo. Inconscientemente ante una circunstancia elegimos la mejor salida para nosotros, esa es la manera de comportamiento del ser humano; “ Subsistir”.

Si por la razón que sea aprendimos que si damos todo lo que tenemos somos buenos y nos querrán más, daremos lo que tenemos y aunque no queramos, por no ser “egoístas” ya que eso está mal. Es nuestra elección, elegida por que eso es lo que creemos que es la mejor opción. Sacamos una ventaja de ello; “ somos buenos y nos quieren por ello”. Pero siguiendo este ejemplo, entonces no nos queremos a nosotros, pues no nos damos lo que queremos, que en ese momento puede ser el quedarnos con lo que damos ( dinero, amor, respeto... ), pues también lo deseamos o necesitamos. No quiero decir con ello que no demos nada, la cuestión es si eso nos hace sentir mal cuando después no recibimos la compensación que “inconscientemente” esperamos, que nos quieran más, que nos den a partes iguales ya que si yo doy esto es por que quiero a esa persona, si ella no me lo da entonces por la regla de 3 ( también aprendida ) es que ellos no nos quieren. Solo cubriendo nuestra necesidad primero, queriéndonos primero a nosotros mismos, podremos dar sin en dolor de la no compensación por lo dado.



Aquí ahora entran los ¿ Por qués ?. “ Por qué “ me siento mal cuando no recibo lo que merezco, si eso es lo que aprendí, que para tener esto tenía que dar aquello. “ Por qué” quise creerme que era así. Evidentemente toda información tiene más de una interpretación, me atrevería a decir que infinitas y todas ciertas, pero nosotros elegimos creer que era esa la apropiada para nosotros, la más cómoda. Y allí comienzan a llegar los siguientes “por qués”, por que llegue a esa conclusión que fue lo que viví y por que lo viví de esa manera, para que llegara a esa conclusión. Pero sin culpa, ni hacía nosotros ni hacia quienes nos lo trasmitieron, a veces “a palos”, pues al igual que nosotros ellos lo aprendieron a su vez por las circunstancias que se le presentaron en su vida, el gran porcentaje de ellas impuestas culturalmente a través de los siglos.



Para mi la única forma de poder cambiar las cosas que no me gustan en mi vida, que no quiero que formen parte de ella, es a través de la responsabilidad de aceptar mi vida como mía y la libertad de poder elegir como sentirme en cada momento sin condicionarme por lo que esta bien o mal. Solo aceptando que soy y puedo ser todo, incluso lo que tanto trato de decir y demostrar que no soy, podre elegir que es lo que quiero vivir y de que manera. Y la única manera es preguntarme una y otra vez “ por qué “ tomo esa elección entre las miles de opciones que tengo y elegir si es ella la que quiero seguir teniendo, pues toda acción recibe su reacción, o cambiarla para recibir otra reacción ante un mismo echo.

Eso no quiere decir que si cambiamos algo todo el mundo nos va a querer o estar de acuerdo con nosotros, desde luego que no, pero “ nunca “ va a ocurrir que todos estén de acuerdo con nuestro parecer, al igual que nosotros no estaremos de acuerdo con lo que opinan “todos”, pero la diferencia es que por lo menos estaremos de acuerdo con lo que nosotros queremos y en eso si que puedo asegurar que ya no nos dolerá tanto lo que los demás piensen o sientan sobre nuestro comportamiento.

Pero claro está, esta es mi forma, mi elección de ver y vivir mi vida, que no tiene que ser la verdadera ni la mejor, pero para mí, hasta ahora es la mejor. Elegir auto-analizarme a mi misma, antes que analizar el comportamiento de los demás, eso y permitirme que sea “egoísta” se lo dejo a ellos.