Visitas Totales

martes, 19 de julio de 2011

El Aura






Es bien sabido que todo lo que existe en la Tierra absorbe energía y la libera.  Este proceso crea un campo único que rodea a todos los seres vivos, aunque estas emanaciones no son visibles para la mayoría de las personas.  Son a estas emanaciones de energía sutil a las que denominamos Aura.  Que son un conjunto de fuerzas electromagnéticas de dimensiones variables, que emanan de los cuerpos físicos, vitales, etéreos, mentales, emocionales y espirituales.  Conservando nuestra energía vital, reflejando nuestro estado de salud y dando salida a la Energía Universal y adsorbiendo-la.

  • Forma
  • Color
  • Brillo
  • Pureza
  • Densidad
  • Emplazamiento
  • Movilidad
  • Función



Estas partículas de energía permanecen en suspensión alrededor de nuestro cuerpo en forma oval, sobresaliendo-nos alrededor de 1 m. Sobre esta capa áurica inferior se encuentra otra que flota , hasta 15 m. por encima de ella, se denomina cuerpo áurico superior

Al igual que en las personas en el aura, a cada movimiento, se mueve la energía, y se producen cambios, demostrando que estamos vivos.

Los minerales, las plantas, los animales y por supuesto los seres humanos tenemos nuestras propias auras; las cuales difieren en su complejidad y en sus gama de color. Los minerales están rodeados de un aura blanca; las plantas de un aura amarilla. El aura que rodea a los animales es añil. La de nosotros tiene varias capas y colores. Esta complejidad revela nuestra conciencia, además de todos los aspectos de nuestro funcionamiento físico, mental, emocional y espiritual.

Las capas de nuestra aura varían de color y de forma en función de los estados de ánimos y los cambios de conciencia. Son traslucidas y sus colores se parecen mucho a los que tiene el arco iris, pero su intensidad es mucho más sutil. La viveza de estos colores varía según la persona. 

En cuanto a su constitución y extensión, también dependen de cada individuo, según sea el desarrollo de su alma y de su mente; cada uno manifestara un aura diferente de acuerdo a sus sentimientos y carácter. Viéndose afectada según las emociones, pasiones y sentimientos que tengamos. En presencia de alguien a quien apreciamos el aura aumenta de tamaño. Pero si por el contrario nos desagrada, nuestra aura se retira. En el estado expansivo, cada uno entra en el aura del otro, absorbiendo sus energías y dejando, hasta cierto punto, el rastro de nosotros. 




Todos percibimos el aura de los demás, consciente o no de ello. Y respondemos a su presencia según seamos de afines entre ellas. El aura de una persona llena de bondad nos atraerá, si nosotros somos bondadosos, si no por el contrario nos repudiará y viceversa.

El, aura rodea el cuerpo humano en todas direcciones. Siempre esta fluyendo y su tamaño, forma y color dependen del estado físico, emocional y espiritual de cada uno de nosotros. Estamos cubiertos por una capa etérea que se extiende hasta unos 8 o 10 centímetros de distancia de nuestro cuerpo y que sigue su forma. Sería el molde espiritual a partir del cual se desarrolla el cuerpo. En condiciones normales, su color es magenta pálido y se puede ver completamente blanco cuando la persona ha evolucionado espiritualmente. Si la persona ha encontrado la paz, produce una energía azulada y un toque color violeta, es de persona revestidas de dignidad. Alrededor de esta cubierta etérea esta el aura propiamente dicha; es una cubierta de tres dimensiones que se extiende en todas direcciones, hasta mas de un metro. Su volumen es unas 22 veces el cuerpo humano.

El aura contiene capas de color que penetran las unas en las otras. Cada capa corresponde a un aspecto distinto de todas nuestras funciones. Cada una puede ser definida mediante diferentes parámetros:

Existen siete capas o cuerpos áuricos y cada una corresponde con un nivel de conciencia. Decir que cada capa es la expresión y la parte individual de un "campo" colectivo. Una de las características del aura humana es su división en dos cuerpos de energía separados. No se refiere con esto a las divisiones que hay en cada una de las capas, sino de dos formas distintas y separadas, una de las cuales rodea al cuerpo físico y la otra se muestra, sobre nuestra cabeza, encima de la primera. Los cuerpos áuricos inferiores están formados por cinco capas. Los cuerpos áuricos superiores constan sólo de dos capas. Ocupan desde unos centímetros por encima de la cabeza hasta 15 m por encima de cada uno de nosotros. Un factor determinante para la localización de los cuerpos áuricos superiores es el comportamiento de cada uno de nosotros. Si tenemos poco interés por la vida espiritual, los cuerpos áuricos se alejarán de nosotros y si por el contrario, evolucionamos rápidamente, los cuerpos áuricos superiores se acercarán, ya que necesitamos gran cantidad de energía superior. La separación de estas auras es provocada por la incapacidad del cuerpo físico para soportar el poder y la intensidad de las energías superiores.

Quienes han podido llevar el aura superior hasta el aura inferior durante determinados períodos de tiempo, o incluso durante toda una vida, han recibido títulos diferentes santo, buda, profeta, sabio, iluminado, gurú, maestro, cristo.


Julia Mª de las Viñas Martín Sánchez



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.